Nuestra Señora del Refugio es la advocación venerada en la Catedral.