About admin

IX Encuentro Diocesano de Organismos Laicales

H. Matamoros. “Convoco a todos los movimientos y asociaciones laicales al IX Encuentro Diocesano de Organismos Laicales”: Mons. Ruy Rendón.

 

A todos los sacerdotes, Movimientos y Asociaciones laicales
de la Diócesis de Matamoros
¡Gracia y Paz!

 

La Iglesia, en nuestros días, tiene la gran necesidad del testimonio de los laicos sobre la verdad salvífica del Evangelio, su poder para purificar y trasformar el corazón, y su fecundidad para edificar la familia humana en los valores evangélicos: unidad, justicia y paz. Sabemos que no hay más que una misión en la Iglesia de Dios, y que en ella, todo bautizado tiene un puesto importante en ella. Sus dones como hombres y mujeres laicos son múltiples y sus apostolados variados, y todo lo que hacen contribuye a la promoción de la misión de la Iglesia, asegurando que el orden temporal esté impregnado por el Espíritu de Cristo y ordenado a la venida de su Reino (cfr. Discurso del Santo Padre Francisco, Encuentro con los líderes del Apostolado Laico, Corea, Sábado 16 de agosto de 2014).

En efecto, la misión que todos tenemos nos invita a propagar el mensaje evangélico de la salvación a todos los que nos rodean y, parte importante en este dinamismo evangelizador, son nuestros laicos los que realizan gran parte de este trabajo, pues ellos llegan, en su vida diaria, a todos los rincones de nuestra sociedad.

Los movimientos y asociaciones de laicos son el reflejo de esos dones y carismas que el Espíritu Santo inspira en aquellos que, perteneciendo a la Iglesia, buscan comprometerse de manera más concreta con la construcción del Reino de Dios. Es por eso que en nuestra Iglesia diocesana de Matamoros queremos seguir promoviendo y fortaleciendo la labor de nuestros laicos que, con sus diversos dones y carismas, construyen y hacen presente el Reino.

De esta forma, convoco a todos los movimientos y asociaciones laicales al IX Encuentro Diocesano de Organismos Laicales. Tendrá como objetivo renovar la alegría de ser misioneros, reflexionando en la identidad de nuestros organismos laicales como lugares privilegiados donde se fomente la comunión y la participación, para lograr una integración gozosa en la vida diocesana.

La cita es el domingo 12 de julio de 2015, en el Centro Internacional de Negocios (Carr. a Monterrey Km. 206, Col. Vista Hermosa, Reynosa, Tam.). Iniciaremos a las 9:00 am y culminaremos a las 3:30 pm.

Elevo a Dios mi oración para que nuestros laicos, enviados por el Señor y guiados por el Espíritu, sigan convirtiéndose en piedras vivas de nuestra Iglesia y continúen, fervorosos, anunciando la Salvación.

Dado en la Sede Episcopal de Nuestra Señora del Refugio de Pecadores, en H. Matamoros, Tamaulipas, a los 25 días del mes de junio de 2015, Año de la Interpretación de la Realidad Diocesana, y de la Vida Consagrada.

 

+Ruy Rendón Leal
Obispo de Matamoros

 

 

DOMINGO XIII DEL TIEMPO ORDINARIO

No temas, basta que tengas fe

Sabiduría 1,13-15; 2,23-24
2 Corintios 8,7.9.13-15
Marcos 5,21-43

 

La Palabra de Dios nos ofrece este domingo dos interesantes temas de reflexión. Por una parte, la enfermedad y la muerte del ser humano en el plan de Dios; y, por otra parte, la ayuda generosa que los cristianos debemos realizar a favor de las iglesias necesitadas.

Los seres humanos somos frágiles, estamos a merced de la enfermedad, los accidentes, el deterioro de nuestro cuerpo y la muerte. Estas realidades nos llenan de preocupación, nos quitan el sueño, nos afligen sobremanera, y no es para menos. ¿Quién de nosotros ante un diagnóstico médico inesperado no se desploma anímicamente, entrando en un estado emocional doloroso que le hace perder la paz interior? No se diga nuestra reacción ante el acontecimiento de la muerte de un ser querido… La realidad humana es difícil, sin duda, estamos envueltos en debilidad. Por eso con san Pablo decimos: ¿Quién nos librará de este cuerpo que nos lleva a la muerte? (cfr. Rom 7,24).

Hoy, la primera lectura y el evangelio nos muestran cómo Dios, en la persona de su Hijo Jesucristo, nos da otra visión de la enfermedad y de la muerte. En efecto, el autor de la Sabiduría nos dice expresamente: “Dios no hizo la muerte, ni se recrea en la destrucción de los vivientes. Todo lo creo para que subsistiera. Las creaturas del mundo son saludables… Dios hizo (al hombre) a imagen y semejanza de sí mismo”.

San Marcos, en el relato del evangelio, destaca el poder salvador de Jesús en dos casos particulares: una mujer adulta y una niña de doce años. La mujer, curiosamente, llevaba doce años padeciendo su enfermedad. En ambos casos, la fe hace posible el resultado milagroso: “Hija, tu fe te ha curado”, “no temas, basta que tengas fe”. La mujer toca a Jesús con fe; Jesús toca a la niña, cuyo padre es un hombre de fe, y se hacen los milagros. Sin embargo, debemos considerar que detrás de estos hechos prodigiosos realizados por Jesús, el evangelista nos dice, entre líneas (curar = salvar), que el Maestro no solo es capaz de dar la salud del cuerpo, él es también capaz de dar la salud interior y la vida verdadera en la resurrección que nos promete.

San Pablo en la segunda lectura invita a la comunidad cristiana de Corinto a ser generosa y ayudar con una colecta a favor de las comunidades pobres de Jerusalén. Con esta intención les expresa a los corintios unas ideas maravillosas que a nosotros nos deben servir a fin de ser siempre caritativos con quienes pasan necesidad: “distínganse ahora por su generosidad… Nuestro Señor Jesucristo,…siendo rico, se hizo pobre por ustedes, para que ustedes se hicieran ricos con su pobreza. La abundancia de ustedes, remediará las carencias de ellos…”.

Pidamos dos cosas al Señor en la Eucaristía de este domingo: que la salvación eterna que Jesús nos vino a traer, nos haga ver más allá de la enfermedad y la muerte; y que el ejemplo de Jesús, quien siendo rico se hizo pobre, nos motive a compartir nuestros bienes con aquellos hermanos nuestros que carecen de lo necesario para vivir. Amén.

 

+ Ruy Rendón Leal
Obispo de Matamoros

 

 

Colecta Anual del Óbolo de San Pedro 2015

H. Matamoros. Mons. Ruy Rendón envía circular, para recordar que este 28 de junio es la oportunidad de apoyar las obras apostólicas del Santo Padre Francisco.

 

A todo el Pueblo de Dios que peregrina en la Diócesis de Matamoros
¡Gracia y Paz!

 

«Y yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia…» Mt. 16,18

Queridos hermanos y hermanas:

El Santo Padre, Francisco, sucesor del Apóstol Pedro, tiene la enorme tarea de conducir la Iglesia Universal, bajo la guía del Espíritu Santo; a nosotros los Obispos, sucesores de los apóstoles, nos corresponde ayudar al Papa, no solo en la tarea tan ardua de anunciar el Evangelio a todos y a cada uno de nuestros hermanos en nuestras iglesias particulares, sino también debemos ayudarlo en las preocupaciones por nuestros hermanos desamparados y marginados, por las familias o la sociedad, por aquellas comunidades que, los desastres naturales, han dejado desamparadas, así como por los misioneros, para que puedan llevar el Mensaje de la Buena Nueva a tierras de misión y por las distintas obras de caridad que el Santo Padre, Francisco, ha de realizar en la Iglesia Universal.

De esta manera, el domingo 28 de junio, Víspera de la Fiesta de los Apóstoles, Pedro y Pablo, llevaremos a cabo la Colecta Anual del Óbolo de San Pedro. Como cada año, a mis hermanos sacerdotes, les pido encarecidamente que motiven a los fieles laicos para que hagamos esta Colecta llenos de espíritu generoso y responsable para obtener buenos frutos y así podamos ayudar a llevar a cabo las obras apostólicas del Santo Padre, sin olvidar la invitación a los fieles laicos para orar, con fervor, por las necesidades e intenciones del Papa Francisco.

Este año, les pido que lo recaudado en esta Colecta, sea depositado en la cuenta No. 0150985872 del Banco Bancomer BBVA, a nombre de la Diócesis de Matamoros, A.R., enviando la respectiva ficha de depósito; o bien, llevando directamente lo recaudado a la Economía diocesana.

El Padre Javier Flores Garibay y el Padre Ecónomo diocesano se encargarán de enviar lo recaudado a la Nunciatura Apostólica; del mismo modo, se les hará llegar un informe detallado de lo que obtuvo cada una de las Parroquias, Cuasiparroquias y Rectorías.

Que Dios siga conduciendo a la Iglesia por los caminos de la caridad para que, viendo las necesidades de los hermanos más necesitados, manifieste la presencia de Jesucristo en todos los rincones de la tierra.

Dado en la Sede Episcopal de Nuestra Señora del Refugio de Pecadores, en H. Matamoros, Tamaulipas, a los 22 días del mes de junio de 2015, Año de la Interpretación de la Realidad Diocesana, y de la Vida Consagrada.

 

+Ruy Rendón Leal
Obispo de Matamoros

Inició semana de estudio para sacerdotes

H. Matamoros. El lunes 22 de junio comenzó en la Parroquia de N. Sra. de Lourdes la semana de estudio para los sacerdotes del presbiterio de Matamoros, misma que concluirá el viernes con una Misa concelebrada y presidida por Mons. Ruy Rendón Leal, Obispo de la Diócesis.

El primer día se profundizó en la Bula “Misericordiae vultusEl rostro de la misericordia, tema impartido por el Pbro. Jesús Carlos Palacios, donde expuso el sentido del documento y del Jubileo que convoca el Papa Francisco para este próximo mes de diciembre: “el Papa explica su deseo que durante el Jubileo el pueblo cristiano pueda reflexionar sobre las obras corporales y espirituales de misericordia”.

Los siguientes días el Padre Manuel Varela Maldonado, Misionero del Espíritu Santo, compartirá el tema: “El sacerdocio en la enseñanza y testimonio del Papa Francisco”.

Oremos por nuestros sacerdotes y que el Espíritu les infunda el don de ciencia para orientar más y mejor a nuestras comunidades.

 

 

Congreso Eucarístico Nacional

Monterrey, N.L. Los congresos eucarísticos, que surgieron recientemente en la vida de la Iglesia como una peculiar manifestación del culto eucarístico, deben considerarse como una estación a la que la comunidad local invita a toda la diócesis, o una diócesis invita a las demás diócesis de toda una región, nación o aun de todo el mundo, para que unánimemente se dediquen a considerar con mayor profundidad un determinado aspecto del Misterio Eucarístico, y a venerarlo públicamente con vínculos de caridad y de unidad.

Nuestro Congreso Eucarístico Nacional se celebrará en Monterrey del 9 al 13 de septiembre del 2015. El tema será: “Eucaristía, ofrenda de amor: alegría y vida de la familia y del mundo”. En él viviremos un proceso de inclusión y de aceptación, de concientización de nuestra relación con Dios, pero también con nuestros hermanos, será un tiempo de purificación para poder acercarnos dignamente a la mesa del altar. María en su misterio de amor materno será la mejor guía y ayuda para lograrlo.

¿QUIÉN PODRÁ ASISTIR?

A un Congreso Eucarístico de carácter Nacional puede asistir toda la familia de la Iglesia católica mexicana, ya sean laicos, jóvenes, adultos mayores, profesionistas, obreros, personas con necesidad de apoyo, catequistas, religiosos, sacerdotes y obispos.

PREPARACIÓN EN TODAS LAS DIÓCESIS DE MÉXICO

Un Congreso Eucarístico Nacional supone una preparación en las Diócesis que permita la comunión universal de sentimientos y oraciones con la «Statio» eucarística. Por ello brindaremos un Programa de Preparación Pastoral que ofrezca actividades y subsidios que a lo largo del año litúrgico favorezcan una preparación remota al Congreso en las diferentes parroquias, movimientos, colegios y diversas instancias pastorales

En la Diócesis de Matamoros el delegado para la animación y orientación del Congreso es el Padre Gilberto Vázquez, Tel. (899) 920-3983 para más información así como en el sitio oficial http://www.cen2015.com/index.php

 

 

Declaración de la CEM respecto al dictamen de la Suprema Corte

México, DF. Los cristianos obedecen las leyes establecidas, pero con su vida las sobrepasan (Carta a Diogneto, V, siglo II).

 

DECLARACIÓN DEL CONSEJO DE PRESIDENCIA Y DE LAS DIMENSIONES FAMILIA Y VIDA
DE LA CONFERENCIA DEL EPISCOPADO MEXICANO RESPECTO AL DICTAMEN DE LA SUPREMA CORTE

 

El 3 de junio, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que: “La Ley de cualquier entidad federativa que, por un lado, considere que la finalidad del matrimonio es la procreación y/o que lo defina como el que se celebra entre un hombre y una mujer, es inconstitucional”. Esta jurisprudencia, avalada sólo por 4 ministros, deberá ser acatada por todos los jueces del país.

Los obispos, respetuosos de las instituciones y de las diversas formas de pensar y vivir, ejerciendo nuestro derecho a la libertad de expresión, reiteramos nuestra convicción, basada en razones científicas, sociales y religiosas, que la familia, célula de la sociedad, se funda en el matrimonio de un hombre con una mujer, que por su capacidad procreativa garantizan la supervivencia de la sociedad. De ahí que, por ser de eminente interés social, el derecho civil confiera a esta unión un reconocimiento institucional, que el Estado ha de promover y tutelar para el bien común.

Esta convicción consta en la tradición jurídica bimilenaria de Occidente, recogida y profundizada a lo largo de nuestra historia por legisladores y juzgadores de diversas corrientes de pensamiento e ideologías, la cual se ve reflejada ya desde el Código Civil de 1870 emanado bajo el gobierno del presidente Benito Juárez, del Código Civil Federal de 1928 promulgado por el presidente Plutarco Elías Calles, y en la mayoría de los actuales Códigos Civiles o Familiares de los Estados de la República.

Por eso, como ciudadanos, consideramos que la sentencia de la Suprema Corte, además de romper con esta sólida tradición jurídica y el bien social que custodia, contraviene los principios del federalismo y la razón de ser de los diversos códigos civiles, que pretenden responder a la realidad concreta de cada entidad federativa y su pluralidad, lo que debe reflejarse en las acciones de los jueces.

Todos los seres humanos, por el hecho de serlo, tenemos dignidad y derechos. Y dado que toda persona es idéntica a sí misma y diferente a las demás, han de derivarse tratos variados según esas diferencias. Con esta convicción, la Iglesia sostiene que el matrimonio solo puede celebrarse entre un hombre y una mujer, y defiende este valor para el bien de las personas y de toda la sociedad.

La discriminación es una distinción injustificada, que en este caso no se da, ya que el matrimonio siempre ha sido entre personas de diferente sexo, hombre y mujer. No corresponde al Estado crear nuevas formas de matrimonio, porque ya no sería matrimonio, sino otro tipo de unión.

En el caso que nos ocupa, sí se justifica la distinción, como la hay, por ejemplo, al impedir el voto a un menor de edad o a un extranjero, ya que no atenta a sus derechos políticos, sino salvaguarda la Nación.

Si bien valoramos que nadie deba ser objeto de discriminación, tal como lo consigna el artículo primero constitucional, esto no significa que deba modificarse la esencia del matrimonio, ni que se olvide el espíritu del Constituyente que en el artículo cuarto, primer párrafo de la propia Ley Fundamental reconoce la igualdad del varón y la mujer y establece el deber legal de proteger el desarrollo y organización de la familia.

 

+ Francisco, Cardenal, Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara
Presidente de la CEM

+ Norberto, Cardenal, Rivera Carrera
Arzobispo Primado de México
Presidente de la Comisión Episcopal
Familia, Juventud, Laicos y Vida

+ Javier Navarro Rodríguez
Obispo de Zamora
Vicepresidente de la CEM

+ Eugenio Andrés Lira Rugarcía
Obispo Auxiliar de Puebla
Secretario General de la CEM

+ Óscar Roberto Domínguez Couttolenc
Obispo de Ecatepec
Vocal Consejo de Presidencia CEM

+ Sigifredo Noriega Barceló
Obispo de Zacatecas
Vocal Consejo de Presidencia CEM

+ Carlos Garfias Merlos
Arzobispo de Acapulco
Vocal Consejo de Presidencia CEM

+ Rodrigo Aguilar Martínez
Obispo de Tehuacán
Responsable de la Dimensión Vida

+ Francisco Javier Chavolla Ramos
Obispo de Toluca
Responsable de la Dimensión Familia

+ Faustino Armendáriz Jiménez
Obispo de Querétaro
Responsable de la Dimensión Laicos

+ Héctor Luis Morales Sánchez
Obispo de Nezahualcóyotl
Responsable de la Dimensión Adolescencia y Juventud

 

 

DOMINGO XII DEL TIEMPO ORDINARIO

¿Quién es éste, a quien hasta el viento y el mar obedecen?

Job 38,1.8-11
2 Corintios 5,14-17
Marcos 4,35-41

 

El evangelio de este domingo nos presenta a Jesús, “El Señor”, que tiene poder para dominar la naturaleza, en particular, para calmar la tempestad que acontece en el lago de Cafarnaúm o mar de Galilea.

En la cultura judía del tiempo de Jesús, el mar simbolizaba el mal, las fuerzas del demonio contrarias a Dios. De esta manera, si Jesús reprende al viento y le ordena al mar: “¡Cállate, enmudece!”, y el viento se calma y sobreviene la tranquilidad, significa que Jesús es Dios que no solo le pone límites al mar (primera lectura), sino que con esta acción nos da a entender que él, con su ministerio, ya está venciendo al mal, al pecado, al demonio.

Pero veamos el relato desde el inicio…

Jesús y los discípulos van en la barca atravesando el mar, buscando la otra orilla. El fuerte viento y las olas que amenazan la embarcación hacen que los discípulos se llenen de miedo, pensando en un inminente naufragio. Jesús va dormido y los discípulos lo despiertan y le dicen: “Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?”. Esto origina que nuestro Señor realice el milagro de la tempestad calmada.

No cabe duda que las situaciones inesperadas de sufrimiento y de dolor, así como también, los acontecimientos difíciles y problemáticos que la vida nos presenta, pueden provocar en nosotros angustia, desesperación, miedo y hasta crisis de fe: ¿Por qué Dios no hace algo por nosotros? ¿Qué acaso a Dios no le interesa lo que nos está pasando? ¿Por qué no interviene? Estas y otras preguntas, acompañadas de reclamos, son expresiones de una falta de fe. Así les hace ver Jesús a sus discípulos: “¿Por qué tenían tanto miedo? ¿Aún no tienen fe?”.

El evangelio nos invita a tener confianza en el Señor Jesús. Él nos acompaña aunque los ojos de nuestro cuerpo no lo alcancen a ver. Pongamos en su presencia nuestras inquietudes y situaciones personales o comunitarias, que él se preocupa verdaderamente de nosotros.

Pidamos a Dios Padre en la Eucaristía de este domingo que, en medio de las contrariedades de la vida, nuestro corazón encuentre en Jesús, su amado Hijo, la paz y la tranquilidad que necesitamos en estos tiempos difíciles que nos está tocando vivir. Amén.

 

+ Ruy Rendón Leal
Obispo de Matamoros

Encíclica del Papa «Alabado seas, mi Señor»

Presentamos la Carta Encíclica LAUDATO SI del Santo Padre Francisco sobre el cuidado de la casa común.

 

Comienza el texto:

«Laudato si’, mi’ Signore» – «Alabado seas, mi Señor», cantaba san Francisco de Asís. En ese hermoso cántico nos recordaba que nuestra casa común es también como una hermana, con la cual compartimos la existencia, y como una madre bella que nos acoge entre sus brazos: «Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra, la cual nos sustenta, y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba»

 

Ver texto completo: VATICAN.VA

 

Nuevos sacerdotes y diáconos

H. Matamoros. El Seminario y la comunidad diocesana se llenan de júbilo, por los dos Diáconos que habrán de recibir la ordenación sacerdotal en el mes de julio y por cinco seminaristas que recibirán el diaconado, por manos de Mons. Ruy Rendón Leal, Obispo de Matamoros.

Han sido admitidos al orden del presbiterado el Diácono Alberto del Ángel Vargas y el Diácono Augusto Hernández Ramírez, ambos egresados del Seminario de Matamoros. Alberto del Angel será ordenado en la Parroquia de los Sagrados Corazones en Cd. Reynosa, Tamaulipas el 2 de julio de 2015 y Augusto será ordenado en la Parroquia de Nuestra Señora de Lourdes en H. Matamoros, Tamaulipas el 3 de julio de 2015.

Cabe mencionar, que fueron admitidos al orden del diaconado los seminaristas Santiago Franco Melchor, Mario Alberto Correa Ledezma, Luis Alberto Fiscal Reyes, Mario Cruz Loya y Braulio Antonio Méndez Sánchez, quienes se ordenarán en el mes de agosto y diciembre de 2015.

Elevamos nuestra oración por ellos y sus comunidades. Y la invitación permanente por parte del Seminario, para no dejar de rezar por el aumento y perseverancia de las vocaciones sacerdotales.

Cinco consejos del Papa Francisco para usar la TV e internet

El Santo Padre dio algunos consejos sobre el uso de las nuevas tecnologías a los fieles que lo escucharon en un encuentro con jóvenes en Sarajevo, que fueron compartidos por el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales.

1. SABER ELEGIR

“Hay que saber elegir los programas, y esta es una responsabilidad nuestra. Si veo que un programa no es bueno para mí, me echa por tierra los valores, me hace ser vulgar, incluso con cosas sucias, tengo que cambiar de canal. Como se hacía en mi época «de la piedra»: cuando un libro era bueno, lo leías; cuando un libro te hacía daño, lo tirabas”.

2.”LA FANTASÍA MALA”

Cuidado con “la fantasía mala, la fantasía que mata el alma”. “Si tú, que eres joven, vives conectado a la computadora y te conviertes en un esclavo de la computadora, pierdes la libertad. Y si tú buscas en la computadora programas sucios, pierdes la dignidad”. Tanto en la televisión como en Internet “hay cosas sucias, que van de la pornografía a la semi-pornografía”.

3.”LOS PROGRAMAS VACÍOS”

Atención también “a los programas vacíos, sin valores: por ejemplo, programas relativistas, hedonistas, consumistas, que fomentan todas estas cosas”. “Nosotros sabemos que el consumismo es un cáncer de la sociedad. De eso hablaré en la próxima Encíclica, que saldrá este mes”.

4.”EN UN LUGAR COMÚN DE LA CASA”

Las computadoras y los televisores deberían estar en un lugar común de la casa. “Hay padres muy preocupados que no permiten que haya computadoras en las habitaciones de los chicos: las computadoras deben estar en un lugar común de la casa. Estas son pequeñas ayudas que los padres encuentran” para evitar que los hijos se expongan a todo este tipo de material.

5.”ESCLAVO”

“Estar demasiado apegado a ordenadores, teléfonos móviles, etcétera hace daño al alma y quita la libertad: te hace esclavo de esos medios. Es curioso, en muchas familias los papás y las mamás me dicen: «Estamos en la mesa con los hijos, y ellos con el teléfono móvil están en otro mundo»”.

“Es cierto que el lenguaje virtual es una realidad que no podemos negar: debemos llevarla por el buen camino, porque es un progreso de la humanidad. Pero cuando nos lleva fuera de la vida común, de la vida familiar, de la vida social, y también del deporte, del arte. y nos quedamos pegados al ordenador, eso es una patología”..

 

 

Artículo originalmente publicado por Valores Religiosos

 

 

Elegimos participar ¿Qué sigue ahora?

Mensaje del Consejo Permanente del Episcopado Mexicano.

El 7 de junio, más mexicanos de los que se pronosticaban acudimos a las urnas a votar. Así demostramos que somos muchos los que deseamos participar en la construcción de un México mejor, sin dejarnos seducir o amedrentar por la indiferencia, el desorden o la violencia.

Ante las distintas propuestas, aún la de no votar o anular el voto, se pudo ejercer el derecho al voto con libertad, salvo algunas excepciones. Los resultados de este ejercicio democrático, que ha incluido por vez primera a candidatos independientes, permiten ver que nuestro país se va consolidando como una sociedad plural, en la que es posible encontrar soluciones a los problemas comunes a través del diálogo, el respeto y la participación.

Los triunfos y las derrotas de los contendientes son reflejo de la sensibilidad social, que es importante atender y respetar. Es necesario aprender que las campañas “negras”, lejos de construir, provocan heridas que tardan en sanar. En la búsqueda del triunfo electoral no todo se vale; el fin no justifica los medios.

¿Qué sigue ahora? Que los conflictos se resuelvan por las vías institucionales. Que quienes han resultado ganadores cumplan sus compromisos de campaña y estén atentos a escuchar y servir a la sociedad, especialmente a los más necesitados. Y que los ciudadanos seamos protagonistas, colaborando, vigilando y exigiendo a las autoridades legítimamente elegidas que cumplan con su trabajo en beneficio de todos y no de unos cuantos.

Al igual que muchos, los obispos de México nos alegramos de que la sociedad haya privilegiado la vía democrática como camino para la construcción de un México más justo, reconciliado y en paz, en el que sea posible para todos un auténtico progreso. Sigamos participando, fortaleciendo a la familia, a las instituciones educativas, laborales, culturales y sociales, promoviendo el respeto a la vida, dignidad, derechos y deberes de todas las personas.

México necesita soluciones verdaderas y sustentables para superar sus grandes problemas, como la inequidad, la injusticia, la pobreza, la falta de oportunidades de educación y de trabajo, la corrupción, la impunidad, la inseguridad y la violencia. Sólo así el pueblo podrá recuperar la confianza en sus instituciones.

No olvidemos que, como ha dicho el Papa Francisco, “una paz que no surja como fruto del desarrollo integral de todos, tampoco tendrá futuro y siempre será semilla de nuevos conflictos y de variadas formas de violencia” (Evangelii Gaudium, n. 219).

Pedimos a Dios que, por intercesión de Santa María de Guadalupe, nos ayude a cada uno a seguir participando en lo que nos corresponde para la construcción de nuestro México.

 

Por los Obispos de México:

+José Francisco, Cardenal Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara y Presidente de la CEM

+Javier Navarro Rodríguez
Obispo de Zamora y Vicepresidente de la CEM

+Eugenio Andrés Lira Rugarcía
Obispo Auxiliar de Puebla y Secretario General de la CEM

DOMINGO XI DEL TIEMPO ORDINARIO

El Reino de Dios se parece a lo que sucede cuando un hombre siembra la semilla en la tierra

Ezequiel 17,22-24
2 Corintios 5,6-10
Marcos 4,26-34

 

Con dos parábolas tomadas del mundo agrícola de su tiempo, Jesús nos ofrece una gran enseñanza acerca del Reino de Dios que él, precisamente, vino a establecer entre nosotros.

La primera de estas parábolas lleva por nombre “la semilla que crece por sí sola”. Esta parábola nos enseña que la fuerza de la Palabra de Dios es tal que, sin que uno sepa cómo, la Palabra recibida en nuestro interior va haciendo lo suyo, va renovando y transformando, poco a poco, las actitudes y los criterios que son contrarios a Dios, de tal manera que, con el correr del tiempo, los frutos van apareciendo en nosotros. Confiemos en la potencia de la Palabra, dejemos que el Señor nos hable al corazón, los frutos tarde o temprano irán apareciendo.

La parábola siguiente se titula “el grano de mostaza”. Con esta parábola el Señor nos hace ver que los inicios de los grandes proyectos divinos tienen, ordinariamente, comienzos pobres y humildes. La semilla de mostaza es de las más pequeñas y, sin embargo, una vez sembrada, brota la planta y crece de tal manera que se convierte en un gran arbusto capaz de anidar a las aves del cielo.

La enseñanza que Jesús nos deja con esta parábola es muy amplia: por una parte nos hace evocar los inicios de su obra; comienzos pobres y humildes, pero que después de varios siglos esta obra se ha extendido por todos los rincones de la tierra. Que no nos espanten las dificultades y la pobreza al empezar un proyecto de Iglesia; recordemos que se trata de la obra de Dios, no de la obra humana.

El texto de san Pablo, por otra parte, resalta la importancia de la fe en esta etapa terrena en la que vivimos ahora. Él nos dice: “Caminamos guiados por la fe, sin ver todavía. Estamos, pues, llenos de confianza…”. Que los días de nuestra vida transcurran siempre iluminados por la fe, confiando que el Señor nos acompaña, que no nos deja solos, que va a nuestro lado, que se interesa y preocupa de nosotros.

En la Eucaristía de este domingo le pedimos a Jesús que siempre recibamos con devoción su palabra viva y amorosa y que esta palabra, meditada y puesta en práctica, produzca abundantes frutos para el bien del Reino de Dios. Amén.

 

+ Ruy Rendón Leal
Obispo de Matamoros

 

 

 

Inicia la Promoción Vocacional 2015

El Señor Obispo envía una carta circular para invitar a todas las comunidades a participar en esta acción de la Iglesia: promover las vocaciones.

 

 

A todo el Pueblo de Dios que peregrina en la Diócesis de Matamoros
¡Gracia y Paz!

 

Muy queridos hermanos y hermanas:

Nuestra Iglesia diocesana está por iniciar una de sus actividades más importantes, impulsada por la Dimensión diocesana de Pastoral Vocacional. En efecto, cada año, nos vemos impregnados por las iniciativas que promueven la oración por las vocaciones en las distintas comunidades de nuestra diócesis; así crece la cultura vocacional entre nosotros, desde niños hasta personas mayores, laicos, consagrados(as), diáconos y sacerdotes, nos unimos pidiendo al dueño de la mies que envíe operarios a sus campos (cfr. Lc 10,2).

La promoción vocacional de verano es el mejor momento para identificar a los jóvenes que, sintiendo el llamado de Dios al servicio de los demás, buscan responder al Señor con un sí; es el momento en que nuestros seminaristas salen a las parroquias para que, con su entrega y testimonio, muchos de nuestros jóvenes opten por Cristo, el Señor. Es por eso que a partir de este sábado 13 de junio y hasta el 29 de junio intensificaremos nuestra oración, pidiendo a Dios por los jóvenes con inquietud por la vida sacerdotal.

Sin duda alguna la coronación de este tiempo vocacional que estamos por vivir es la vivencia del Preseminario, que se llevará a cabo del 30 de junio al 4 de julio, siendo la actividad en la que aquellos jóvenes decididos, buscan dialogar con el Señor para responder al llamado que les está haciendo.

Estemos atentos al material vocacional que llegará a nuestras comunidades; de igual forma, estemos atentos a las actividades que la Pastoral Vocacional nos propone para vivir este tiempo vocacional, y así, con plena disposición, colaboremos impulsando la vocación a la vida sacerdotal.

Que Dios, Nuestro Señor, siga enviándonos muchos y muy santos sacerdotes, que siga llamando a jóvenes valientes que estén dispuestos a sembrar, animar y lanzar la red.

Dado en la Sede Episcopal de Nuestra Señora del Refugio de Pecadores, en H. Matamoros, Tamaulipas, a los 8 días del mes de junio de 2015, Año de la Interpretación de la Realidad Diocesana, y de la Vida Consagrada.


+Ruy Rendón Leal
Obispo de Matamoros

 

 

 

DOMINGO X DEL TIEMPO ORDINARIO

Perdónanos, Señor, y viviremos

Génesis 3,9-15
2 Corintios 4,13 – 5,1
Marcos 3,20-35

 

Recuperamos, de nuevo, la lectura continuada del evangelio de san Marcos. En los textos de este domingo encontramos varios puntos interesantes que podemos reflexionar, en especial el tema sobre el pecado y el perdón de Dios.

El relato del Génesis expresa las consecuencias del pecado de nuestros primeros padres Adán y Eva; ellos le manifiestan a Dios, cada uno a su modo, que no son responsables de lo sucedido: “La mujer que me diste por compañera me ofreció del fruto del árbol y comí”. “La serpiente me engañó y comí”. Nosotros somos igual, nos cuesta trabajo reconocer nuestras culpas, siempre tenemos una excusa para no aceptar la responsabilidad, y lo que es peor, pensamos que los demás son los culpables de nuestros fracasos y de los errores en los que vamos cayendo.

La primera lectura termina con un final feliz: “Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya; y su descendencia te aplastará la cabeza, mientras tú tratarás de morder su talón”, le dice Dios a la serpiente. Estas palabras expresan el perdón y la misericordia que Dios ofrece a la humanidad caída. El salmo 129 reafirma esto mismo: “de ti procede el perdón…”, “del Señor viene la misericordia…”.

San Pablo, en la segunda lectura nos comparte una magnífica reflexión acerca de la fe, mejor aún, acerca de su experiencia de fe: “creemos y por eso hablamos”, “nuestros sufrimientos momentáneos y ligeros nos producen una riqueza eterna…”. “Nosotros no ponemos la mira en lo que se ve, sino en lo que no se ve, porque lo que se ve es transitorio y lo que no se ve es eterno… Dios nos tiene preparada en el cielo una morada eterna…”. Este texto de Pablo nos debe llenar de fortaleza en medio del sufrimiento y de las pruebas cotidianas. No desfallezcamos, hermanos, que la felicidad eterna preparada por Dios nos espera.

San Marcos en el texto del evangelio nos presenta una controversia de Jesús con los escribas, quienes lo acusan de estar endemoniado. El Señor les responde insistiéndoles que es imposible que Satanás expulse a Satanás. En realidad lo que Jesús expresa con la expulsión de demonios y con sus palabras llenas de sabiduría es que Satanás está siendo ya derrotado por él y que su fin está llegando. Este contenido del texto evangélico nos hace recordar el final de la primera lectura “su descendencia te aplastará la cabeza…”. Jesús es la descendencia de la mujer, Jesús es la victoria de Dios sobre el mal, sobre el pecado, sobre el demonio.

En la Eucaristía de este domingo le pedimos a Dios, nuestro Señor, que confiemos siempre en su misericordia, que no dudemos de su ternura y su compasión y que junto con María, la madre de Jesús, cumplamos siempre la voluntad de Dios. Amén.

 

+ Ruy Rendón Leal
Obispo de Matamoros

 

 

 

Bendición de Oratorio en Universidad

H. Matamoros. Mons. Ruy Rendón bendijo el Oratorio “San Agustín de Hipona” ubicado en las Instalaciones de la Universidad del Noreste de México (UNM) Campus Matamoros.

La bendición fue posterior a la celebración eucarística presidida por el Señor Obispo, el pasado 3 de junio por la tarde. Todo esto en el marco del segundo aniversario luctuoso de Mons. Roberto Ramírez, “Doctor Honoris Causa” por esta Universidad Católica, y en donde se dieron cita el Rector de la UNM Pbro. Dr. Eduardo González acompañado de autoridades universitarias, invitados especiales y amigos de Mons. Roberto Ramírez (q.e.p.d.). Se presentó el libro reeditado de Mons. Ramírez “Un viejo amor, memorias de un monaguillo” que de forma graciosa y elegante narra anécdotas de un “chico” de sacristía.

El evento concluyó con un brindis entre los presentes, algunas piezas musicales y la exposición itinerante del Museo de Arte Contemporáneo de Tamaulipas (MACT) instalada en los pasillos de la Universidad.

_DSC0642

Bendición del Oratorio “San Agustín de Hipona” en la Universidad del Noreste de México

_DSC0774

Mons. Ruy Rendón con profesores de UNM

NOMBRAMIENTO ARZOBISPO DE YUCATÁN

S.E.R. Mons. Gustavo RODRÍGUEZ VEGA

México, D.F., 1  de junio 2015
CEM B. 185/2015 

COMUNICADO

La Secretaría General de la Conferencia del Episcopado Mexicano comunica que Su Santidad Francisco ha aceptado la renuncia al oficio de Arzobispo de Yucatán, que S.E.R. Mons. Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, en conformidad al canon  401 § 1 del Código de Derecho Canónico, había presentado en precedencia. Al mismo tiempo, el Santo Padre se ha dignado nombrar Arzobispo de Yucatán a S.E.R. Mons. Gustavo RODRÍGUEZ VEGA, al presente Obispo de Nuevo Laredo.

La noticia ha sido publicada en L’Osservatore Romano el día de hoy, lunes 1 de junio de 2015, a medio día, tiempo de Roma.

+ Eugenio Lira Rugarcía
Obispo Auxiliar de Puebla
Secretario General de la CEM

 S.E.R. Mons. Gustavo RODRÍGUEZ VEGA

CURRICULUM VITAE
S.E.R. Mons. Gustavo RODRÍGUEZ VEGA
Obispo de Nuevo Laredo (Foto)

Nació en Monterrey, N. L., el 7 de marzo de 1955. Hijo de Manuel Rodríguez Mora (+) y Blanca Lilia Vega de Rodríguez (+) Recibió la Ordenación sacerdotal en la Basílica de la Purísima Concepción el 15 de agosto de 1980.

Entre 1980 y 1986 desempeño diversas funciones como formador y maestro en el Seminario de Monterrey. Estudio la Licenciatura en Doctrina y Ética  Social de la Iglesia en la Universidad Gregoriana, en Roma, Italia, del 1986 al 1989. A regreso de sus estudios en Roma de 1989 a 1995 fue nombrado Director  del Secretariado de Evangelización y Catequesis y Director de la Escuela Bíblica, al mismo tiempo maestro del Seminario en varias asignaturas. De 1990 a 1994 fue nombrado  Director Académico del Centro  Asociado de Teología a Distancia. Fue Rector del Templo del Santísimo Redentor de 1989 a 1992.

Fue nombrado Párroco de la Parroquia Jesús el Buen Pastor de 1992 a 1994. En el curso escolar 1994-1995, fue Director Espiritual del Instituto de Teología del Seminario de Monterrey. Y fue nombrado Rector del Seminario de Monterrey del año 1995 al año 2001.

El 27 de junio de 2001 S.S. Juan Pablo II lo designa Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Monterrey, siendo consagrado el 14 de agosto de ese mismo año en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe de Monterrey.

Fue Vocal de la Comisión Episcopal de Pastoral Social- Caritas del 2001-2006, para luego ser elegido Presidente de la misma en el periodo 2006-2009 y reelegido para el periodo 2009-2012. Fue suplente representante de la Provincia Eclesiástica de Monterrey ante el Consejo de Presidencia para el Trienio 2006-2009.

Fue nombrado por S.S. Benedicto XVI Obispo de Nuevo Laredo el 08 de octubre de 2008 y tomando posesión el 19 de noviembre del mismo año.

En el cuatrienio 2011-2015 fue miembro del Departamento de Justicia y Solidaridad de la Conferencia del Episcopado Latinoamericano (CELAM)

Recientemente (14 de mayo de 2015) ha sido nombrado Presidente del Departamento de Justicia y Solidaridad de la Conferencia del Episcopado Latinoamericano (CELAM)

El Santo Padre Francisco lo nombra Arzobispo Metropolitano de Yucatán, el 1 de junio de 2015.

Nuevo Rector del Seminario Diocesano de Matamoros

Seminario Diocesano De Matamoros

Prot. No. 0651/2015

La Iglesia es continuadora de la misión de Cristo a través de la multiplicidad de carismas y ministerios que el Espíritu otorga libremente a quien Él desea. La vocación al ministerio sacerdotal va dirigida a varones bautizados llamados, como todo fiel cristiano, a la santidad, bajo la peculiar configuración con Jesucristo, Buen Pastor. El camino de su respuesta exige aportar de manera íntegra la originalidad de la propia persona; para iniciar el camino de formación de los discípulos misioneros de Jesucristo que son llamados por el Padre al ministerio sacerdotal, el Espíritu ha suscitado la institución del Seminario, comunidad eclesial que revive la experiencia de los apóstoles reunidos en torno a Jesús resucitado (cfr. Normas Básicas para la Formación Sacerdotal en México, 1-3).

Siendo conscientes de que nuestro Seminario Diocesano de Matamoros, corazón de la diócesis, necesita un pastor que conduzca, guie y forme a los futuros sacerdotes de nuestra Iglesia, y después de haber consultado las instancias pertinentes, por medio del presente

DECRETO

lo nombro a Usted, Pbro. Lic. Margarito Salazar Cárdenas, RECTOR DEL SEMINARIO DIOCESANO DE MATAMOROS, conforme al can. 239, § 1. Tomará posesión de este oficio en el mes de agosto del presente año, al inicio del curso escolar 2015-2016, después de hacer la profesión de fe y el juramento de fidelidad prescritos en el can. 833, y de lo cual se levantará el acta respectiva.

Tenga en cuenta que en Usted recae la principal y más grave responsabilidad en la dirección del Seminario. Le toca, además, presidir y dirigir la comunidad del Seminario en nombre del Obispo, representando la autoridad y dando cauce a las directrices formativas. Respetando el fuero interno, tiene la responsabilidad de velar por la formación armónica e integral de los seminaristas, y juzgar, escuchando y acogiendo la opinión de sus colaboradores, sobre la idoneidad de los candidatos para continuar en las distintas etapas del itinerario formativo, para recibir los ministerios laicales y/o ser promovidos a las órdenes sagradas. Como coordinador y cabeza del Equipo formador, con solícita caridad fraterna, ha de fomentar la santificación sacerdotal de sus integrantes, impulsando el espíritu de comunión, de estrecha colaboración y de corresponsabilidad (NBFSM, 122).

Lo invito a que guiado por las enseñanzas del Magisterio del Concilio Vaticano II, en sus Decretos Presbyterorum Ordinis y Optatam Totius, de los lineamientos que la Congregación para la Educación Católica ha emanado para la vida del Seminario, del Magisterio Pontificio en torno a la Formación en los Seminarios, así como de las Normas Básicas y Ordenamiento Básico de los Estudios para la Formación Sacerdotal en México, pueda Usted desempeñar con dedicación y a la manera de Jesús, el Buen Pastor, este oficio que se le encomienda.

Apóyese en el Equipo Formador que presidirá, para que con caridad, amor y entrega por sus formandos, sean los primeros que den testimonio de amor al sacerdocio, de entrega al Pueblo de Dios y de adhesión a Jesús.

Elevo mi oración a Dios para que le conceda la paz y las gracias necesarias para el buen desempeño de esta gran responsabilidad eclesial. Y que San José, Patrono de nuestro Seminario, y la Santísima Virgen María, Madre de Cristo Sacerdote, sigan intercediendo por esta importante Institución de nuestra Iglesia diocesana de Matamoros.

Dado en la Sede Episcopal de Nuestra Señora del Refugio de Pecadores, en H. Matamoros, Tamaulipas, a los 31 días del mes de mayo de 2015, Año de la Interpretación de la Realidad Diocesana, y de la Vida Consagrada.

 

+Ruy Rendón Leal
Obispo de Matamoros

Pbro. Lic. Juan Martín Tejeda Cavazos
Canciller

_______________________________________
Al Sr. Pbro. Lic. Margarito Salazar Cárdenas
Presente.

c.c.p. Vicario General; Vicario Episcopal de Pastoral; Vicarios Episcopales; Decanos; Secretaría de Seminario de Matamoros; Ecónomo Diocesano; Apoderado Legal; Archivo de la Curia.

Universidad Católica ofrece Diplomados en Verano

Diplomado de doctrina social

Reciban un cordial saludo y los mejores deseos para usted, su familia y su ministerio en la Iglesia. Que el Espíritu del Crucificado-Resucitado continúe guiando sus pensamientos, palabras y acciones.

Les comunico con profunda alegría, que la Universidad del Noreste de México, A.C., abre sus puertas para ofrecer diplomados para profundizar en el conocimiento de Dios y de la Iglesia.

En esta ocasión ofreceremos el Diplomado Especializado en Teología Bíblica, primer y segundo verano. Nuestra Institución, perteneciente a la Diócesis de Matamoros, está llevando a cabo este Diplomado en convenio con la máxima casa de estudios en nuestro país: la Universidad Pontificia de México.

Además ofreceremos también el Diplomado en Doctrina Social Cristiana, que se está llevando a cabo en convenio con el Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana, IMDOSOC.

Nuestros diplomados, tienen como finalidad la formación sólida de nuestros agentes laicos, seminaristas, religiosos(as) y sacerdotes.

Para lograr este objetivo contamos con la ayuda del profesorado de la UPM y de especialistas en las materias; mientras que para el Diplomado en Doctrina Social Cristiana, los especialistas son del IMDOSOC, además de Doctores de nuestras diócesis y una visita del Secretario de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia Española.

En la información complementaria encontrará usted los detalles particulares de estos Diplomados, como son duración, costos y requisitos básicos, así como los datos de la persona con la cual hacer contacto. Dios permita que estos Diplomados nos ayuden a redescubrir en la Sagrada Escritura, “el alma” para nuestra reflexión teológica y nuestro trabajo pastoral (Cf. DV, 24) y en la Doctrina Social “la interpretación de la realidad a la luz del Evangelio” (Cf. GS,4).

Ponemos en manos de Dios y de María Santísima este proyecto, para que bajo su protección produzca abundantes frutos para nuestras Iglesias.

 

Atentamente:
Universidad del Noreste de México

Diplomado-pastoral-Socia2

Diplomado teo Biblica

DOMINGO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

SANTÍSIMA TRINIDAD

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Al Dios que es, que era y que vendrá

Deuteronomio 4,32-34.39-40
Romanos 8,14-17
Mateo 28,16-20

 

Estando ya dentro del tiempo ordinario, este domingo (domingo siguiente a Pentecostés) la Iglesia celebra la Solemnidad de la Santísima Trinidad. Hoy, por decirlo así, celebramos a Dios mismo que se nos ha revelado como Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Me vienen a la mente aquellas significativas preguntas del catecismo que, en los tiempos de la infancia, nuestra catequista nos hacía: ¿Cuántos dioses hay? ¿Cuántas personas hay en Dios? ¿El Padre es Dios? ¿El Hijo es Dios? ¿El Espíritu Santo es Dios? Preguntas todas ellas de fácil respuesta. Sin embargo, cuando se nos preguntaba, para confundirnos un poco, “¿entonces son tres dioses….?”, nosotros ya no sabíamos responder del todo… Estamos, hermanos y hermanas, ante el Misterio de un solo Dios en tres personas, iguales y distintas. Este Misterio recibe el nombre de “Misterio de la Santísima Trinidad”.

No se trata, en esta ocasión, de hacer una reflexión de alta y, a la vez, profunda teología. Se trata de intentar comprender con nuestra capacidad humana el Misterio de la trascendencia de Dios. En realidad lo que importa es caer en la cuenta que Dios así se ha dado a conocer, como Trinidad, como una familia compuesta de tres personas. Dios no es soledad ni aislamiento, Dios es comunión, es un ser en relación, volcado, por así decirlo, hacia los seres humanos, en una dinámica de amor y misericordia. Las lecturas de este domingo así nos lo presentan.

El texto del Deuteronomio y el Salmo responsorial, por ejemplo, nos hablan de un Dios cercano a su pueblo, atento a sus diversas situaciones, siempre bondadoso, ayudándolo en sus necesidades.

San Pablo, en la carta a los romanos, nos presenta a las tres Personas divinas en estrecha relación con nosotros: “El mismo Espíritu Santo (que nos hace llamar Padre a Dios)… da testimonio de que somos hijos de Dios… herederos de Dios y coherederos con Cristo, puesto que sufrimos con él para ser glorificados junto con él”.

En el texto del evangelio aparece Jesús enviando a los once por todo el mundo con la encomienda de hacer discípulos, y bautizar “en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo…”. Es el Misterio de la Trinidad, revelado por el mismo Jesús y asociado al primero de los siete sacramentos, en el que quedamos constituidos como hijos adoptivos de Dios, hermanos de Jesucristo y templos del Espíritu Santo.

Que el Misterio de la Santísima Trinidad que nos envuelve por doquier, en cada circunstancia de la vida, desde que nacemos hasta que morimos, se traduzca, por parte nuestra, en fidelidad, amor y cumplimiento de su voluntad. Amén.

 

+ Ruy Rendón Leal
Obispo de Matamoros

Mensaje con motivo de las Elecciones 2015

Mensaje con motivo de las Elecciones 2015

A todo al Pueblo de Dios que peregrina en la Diócesis de Matamoros.

¡Gracia y Paz!

Muy estimados hermanos y hermanas:

El proceso electoral que se ha estado llevando a cabo en todo México y de un modo particular en nuestro Estado de Tamaulipas, nos hace recordar que uno de los aspectos de nuestra fe católica que debemos proyectar en la vida es la dimensión política; la cual consiste, fundamentalmente, en cumplir con responsabilidad los deberes y aprovechar con diligencia los derechos que tenemos como ciudadanos, participando en este ámbito importante de la vida social, por ejemplo, eligiendo a nuestros gobernantes y legisladores.

Hay veces que nos invaden sentimientos de desconfianza, desánimo, desilusión y desencanto porque no percibimos que la situación mejore como quisiéramos; sin embargo no por ello debemos abstenernos de participar en la contienda electoral. Debemos ser hombres y mujeres que veamos con esperanza el futuro de nuestra nación. Depende de nosotros los ciudadanos, con nuestro sufragio, elegir a quienes consideramos puedan hacer el mejor papel, en el caso de Tamaulipas, como diputados(as) federales.

Como ciudadanos católicos que formamos parte de la Diócesis de Matamoros (Camargo, Díaz Ordaz, Reynosa, Río Bravo, Matamoros, Valle Hermoso, Méndez y San Fernando), necesitamos legisladores y legisladoras, con vocación y espíritu de servicio:

  • Que defiendan la vida y la dignidad del ser humano contra toda amenaza.
  • Que favorezcan los valores del matrimonio y la familia, así como también la educación integral y los derechos de los niños, adolescentes y jóvenes.
  • Que conozcan su encomienda y tengan las aptitudes para entablar un diálogo profundo y de alto nivel en el Congreso de la Unión.
  • Que aboguen por nuestros pueblos y ciudades de la frontera, del campo y de las comunidades pesqueras.
  • Que quieran comprometerse los tres años completos de su función legislativa y no sólo parte de la gestión.
  • Que promuevan iniciativas para la construcción de una paz estable y duradera en todo el país. Esto, hoy en día, es fundamental.
  • Que promuevan leyes justas que redunden en beneficio de la ciudadanía y no de ciertos grupos o de su propio partido político.
  • Que busquen, con capacidad negociadora, obtener recursos para promover la economía, el desarrollo y los proyectos necesarios de las diversas regiones del norte de Tamaulipas.
  • Que estén atentos(as), principalmente, de los sectores más vulnerables de la sociedad mexicana.
  • Que no se olviden de las personas, familias, sectores, comunidades e instituciones de su distrito electoral.

Elevemos nuestra oración a Dios, de quien viene toda autoridad legítima, para que la ya cercana jornada electoral transcurra en paz, y tengamos siempre, en todo México, buenos gobernantes, buenos legisladores, buenos magistrados, pero también, buenos ciudadanos.

Exhorto, por último, a todos los electores y electoras para que el próximo domingo 07 de junio nos acerquemos, con entusiasmo y responsabilidad, a la casilla que nos corresponda para emitir libremente nuestro voto.

Dado en la Sede Episcopal de Nuestra Señora del Refugio de Pecadores, en H. Matamoros, Tamaulipas, a los 27 días del mes de mayo de 2015, Año de la Interpretación de la Realidad Diocesana, y de la Vida Consagrada.

 

+Ruy Rendón Leal
Obispo de Matamoros